Frases de Autoestima

La autoestima también implica...

La autoestima también implica tener paciencia de ti mismo y amarte con tus errores.

La autoestima no es algo con...

La autoestima no es algo con lo que se nazca, si no que va desarrollándose a lo largo de nuestra vida, y es muy importante ponerle atención.

La autoestima tiene que ver...

La autoestima tiene que ver con amarnos a nosotros mismos, tal y como somos, con virtudes y defectos.

Todo es mucho más...

Todo es mucho más
difícil si has perdido
tu autoestima.

Transmite seguridad y confianza...

Transmite seguridad y confianza
a los más pequeños, para que
crezcan con autoestima y
sean más felices en la vida.

Tener una buena...

Tener una buena
autoestima nos facilita
el camino de la vida.

Nadie puede disminuir...

Nadie puede disminuir mi
autoestima, ¡Pues solo yo
conozco lo que valgo!

No puedo vivir sin...

No puedo vivir sin mi autoestima.

Hubo un tiempo en que...

Hubo un tiempo en que
no tenía autoestima,
pero ahora, con ayuda de
los que me aman,
me miro al espejo y veo
una persona muy linda.

No puedo vivir...

No puedo vivir sin mi autoestima.

Ámate lo suficiente como para...

Ámate lo suficiente como para poder amar a quienes te rodean.

Recuerda siempre que eres fuerte...

Recuerda siempre que eres fuerte, valiente y una persona auténtica.

Hoy decidí consentirme...

Hoy decidí consentirme porque no hay nada mejor que el amor propio.

Ama tus defectos...

Ama tus defectos, pues ellos te hacen una persona especial.

No le des importancia a...

No le des importancia a lo que los otros puedan pensar de ti, y simplemente, confía en quien eres.

Recuerda que el espejo...

Recuerda que el espejo no te dice la bella persona que eres.

Cada día...

Cada día me veo más fuerte, más capaz y me amo un poco más.

Valórate como te mereces...

Valórate como te mereces, pues eres lo más importante de tu vida.

Te conozco demasiado...

Te conozco demasiado
como para poder decirte
con total sinceridad, que
eres una persona espectacular.

Sonríele al mundo...

Sonríele al mundo,
pero sobretodo,
¡sonríete a ti mismo!