Hay una cosa...

Hay una cosa...

Hay una cosa de la que
nunca me cansaré, 
¡Y es de darte los
buenos días, amor!