Frases de Agradecimiento

Gracias Dios...

Gracias Dios porque a pesar de no tener mucho, lo tengo todo.

La gratitud tiene que ver con...

La gratitud tiene que ver con la educación, pero también con el estado del alma.

Gracias a Dios por su inmensa bondad...

Gracias a Dios por su inmensa bondad, que me acompaña y me da fuerzas todos los días.

Demuestra gratitud...

¡Demuestra gratitud! Es la mejor forma de iniciar cualquier nuevo desafío.

Doy gracias a Dios...

Doy gracias a Dios por guiar mis pasos y no abandonarme nunca.

Voy a agradecer hasta lo malo...

Voy a agradecer hasta lo malo porque de eso también aprendí algo.

Gracias Señor...

Gracias Señor porque me amas, me cuidas y siempre quieres lo mejor para mi.

Gracias Dios por darme la tranquilidad

Gracias Dios por darme la tranquilidad necesaria para enfrentar las dificultades que me aparecen en la vida.

Señor, quiero agradecerte...

Señor, quiero agradecerte por mi salud, mi trabajo y el calor de mi hogar.

Agradece lo que tienes...

Agradece lo que tienes, por poco que sea, mañana quizás puedas extrañarlo.

Gracias Dios por obsequiarnos...

Gracias, Dios, por obsequiarnos con salud a mi y a mi familia.

Los motivos por los que dar gracias...

Los motivos por los que dar gracias a Dios son infinitos.

Gracias dios por no olvidarte...

Gracias, Dios, por no olvidarte nunca de mi.

Gracias Señor porque me das tanta alegría...

Gracias Señor, porque me das tanta alegría. 

Mi gratitud hacia ti...

Mi gratitud hacia ti aumenta con el paso de los días ¿Y cómo no estarlo? Si me amas a pesar de mis pecados.

Saber agradecer es...

Aprender a agradecer puede ser difícil, pero una vez que lo hacemos, descubrimos como nos lo hace todo más fácil.

Gracias Señor, porque consigues...

Gracias Señor, porque consigues darme esperanzas cuando siento que todo está perdido, y eso me ayuda a salir adelante.

Gracias a dios un día...

Gracias a Dios, un día encontré la inspiración que necesitaba para ser feliz.

Agradece si realmente lo sientes...

Agradece si realmente lo sientes, pues puede distinguirse perfectamente un agradecimiento sincero de uno falso.

Le doy gracias al Señor...

Le agradezco al Señor por la familia que tengo: bondadosa, afectuosa y respetuosa.