Frases de Miedo

El miedo no siempre...

El miedo no siempre es malo,
a veces funciona como advertencia.

Cuando el miedo me atrapa...

Cuando el miedo
me atrapa, pienso en la
gente que me quiere,
eso me hace sentir mejor.

Muchas veces sentí miedo...

Muchas veces sentí miedo
de momentos que hoy disfruto.

El miedo es como...

El miedo es como una nube gris,
con el tiempo desaparece.

Por miedo hice cosas...

Por miedo hice
cosas de las que hoy
no me enorgullezco.

Si sientes miedo, quiero...

Si sientes miedo, quiero
que sepas que puedes
compartir lo que te preocupa
conmigo, no te hará
bien aislarte, ¡pide ayuda!

El miedo puede impedirte...

El miedo puede impedirte
avanzar en la vida, y es
que fallar nos asusta,
pero solo enfrentándolo,
conseguiremos llevar
una vida plena.

Pensar que algún día...

Pensar que algún día
no estarás, me provoca un
miedo que me llega paralizar.

No hay nada que me dé...

No hay nada que me dé
más miedo que perder
a mis seres amados.

La incertidumbre...

La incertidumbre de no
saber lo que pasará es
algo que me logra aterrar.

A veces me gusta...

A veces me gusta compartir
los miedos, pues cuando lo
hago ya no parecen tan terribles.

Si no tuviésemos temor...

Si no tuviésemos temor,
no existirían los límites.

Recuerda que todos...

Recuerda que todos tenemos
temor de algo, pero Dios siempre
estará presente para darte la mano.

Cuando me das...

Cuando me das
la mano, espantas
todos mis miedos.

Que el miedo...

¡Que el miedo no te detenga! Piensa en grande y lo harás realidad.

Si sientes que el miedo...

Si sientes que el miedo te paraliza, párate a pensar porqué es, y después, combátelo.

No tengas miedo de...

No tengas miedo de
acusar a aquel
que te traicionó.

Cada vez que siento miedo...

Dios, cada vez que siento miedo pido que se haga tu voluntad, y sé que lo que pase será lo mejor.

Todos hemos sentido miedo...

Todos hemos sentido miedo,
y no hay porqué preocuparse,
pues forma parte del
camino para conseguir
aquello que queremos.

Si tengo miedo...

Si tengo miedo,
me basta pensar que
tengo el mejor papá,
y todo vuelve a la
normalidad. ¡Feliz día!