Frases para Mi Bebé

Mi bebé mi niña preciosa...

Mi bebé, mi niña preciosa,
siempre te daré todo el
cariño y el amor del mundo.

Mi bebé, te miro y pienso...

Mi bebé, te miro y pienso
que mis empeños en esta
vida serán para que
sepas vivir con alegría.

Mi bebé es chiquito...

Mi bebé es chiquito
pero es lo más
grande que tengo.

Mi bebé es el ser...

Mi bebé es el ser
más hermoso y
divertido de la tierra.
¡Le amo!

Mi bebé acaba de nacer...

Mi bebé acaba de nacer,
y yo no puedo apartar
la mirada de él.

Soy la mamá más feliz...

Soy la mamá más feliz,
pues te tengo a ti,
mi bebé hermoso,
mi hijito lindo.

Miro a los ojos a mi...

Miro a los ojos a mi
pequeñín, y todo a
mi alrededor se
torna más hermoso.
¡Te adoro, mi bebé!

Hasta que no te tuve...

Hasta que no te tuve
en mis brazos no me
podía creer que
habías nacido,
mi hijita, mi bebé.

Cuando naciste te miré...

Cuando naciste te miré,
y lo único que pensé fue…
¡mi bebé es perfecto!

No imaginas las...

No imaginas las
ganas que tenía de
que nacieras para poder
estar junto a ti, mi bebé.

Creces muy rápido...

Hijita, creces muy rápido,
¡y ya casi dejas de
ser un bebé!

Soy un papá orgulloso...

Soy un papá orgulloso,
lo sé porque miro a mi
bebé, y para mi, desaparece
el resto del mundo.

Mi hermoso bebé...

Mi hermoso bebé,
fuiste una parte de mi
y siempre lo serás.



Ser tu madre me encanta...

Hijita, ser tu madre me
encanta, pues me
sorprendes cada día.

No sabía que podía...

No sabía que podía
existir algo tan perfecto
hasta que naciste tú,
mi hijito, mi hermoso bebé.

Como buen bebé...

Como buen bebé,
haces que pase las
noches sin dormir,
pero eso no quita
para que sea la
persona más feliz.
¡Te amo, hijita!

Veo tus piecitos...

Veo tus piecitos, tus manitos y me asombro con tu perfección.

Mi corazón...

Preciosa hija, mi corazón
siempre estará lleno de
amor y ternura por ti.

Hija todavía eres un bebé...

Hija, todavía eres un bebé,
pero poco a poco te darás
cuenta de cuanto te adoro,
y de que para mi eres
lo más importante.

Hijito te hablo y te digo...

Hijito, te hablo y te digo
cuanto te adoro cada día,
pues aunque seas un
bebé, sé que pronto
podrás entenderme.