Frases de Respeto

No me importa si no...

No me importa si no me entiendes, solo quiero que me respetes.

Respétate y cuídate...

Respétate y cuídate, solo así estarás preparado para lidiar con el mundo.

Respétate a ti mismo...

Respétate a ti mismo y te será más fácil respetar a los otros y que ellos te respeten a ti.

Respeto a la gente humilde...

Respeto a la gente humilde, que no engaña ni pisa a los demás para llevar a cabo su vida.

El respeto es el premio...

El respeto es el premio para quien trabaja con mucho esfuerzo y dedicación.

Si no nos conocemos...

Si no nos conocemos, lo primero que haré es mostrarte mi respeto.

Ser respetuoso...

Ser respetuoso es el primer paso para ser exitoso.

Solo tendrás mi respeto si...

Solo tendrás mi respeto si eres capaz de demostrar que tú también lo tienes por mi.

La base de una relación...

La base de una relación es el amor, pero también el respeto mutuo.

En mi casa me enseñaron a respetar...

En mi casa me enseñaron a respetar y eso es algo que no voy a olvidar.

Lo que aún no entendemos...

Lo que aún no entendemos es que el respeto es algo fundamental para cualquier ser vivo.

Me hiciste tanto mal...

Me hiciste tanto mal que acabé por perderte el respeto.

Debemos respetar a los que nos rodean...

Debemos respetar a los que nos rodean, pero no debemos olvidarnos también de la naturaleza.



Si alguna vez...

Si alguna vez me faltaste el respeto, ahora debes ganarte el mío.

El mundo te respetará...

El mundo te respetará, pero no por tus logros, sino por la capacidad de inspirar a los demás.

Puedo estar muy mal...

Puedo estar muy mal pero nunca me olvidaré de respetar a los míos.

Si no me vas a tratar...

Si no me vas a tratar con respeto, conmigo estás perdiendo el tiempo.

No es necesario imponerse...

No es necesario imponerse al resto para ganarte su respeto, puedes simplemente tratar a la gente con cariño y admiración.

Me gusta cuando el respeto...

Me gusta cuando el respeto viene de la confianza y la admiración, no del miedo.

Aprendí a...

Aprendí a respetarme, y desde entonces soy mucho más fuerte