Frases Bonitas para Portada de Facebook

No existen metas...

No existen metas imposibles para aquellos que siempre demuestran fuerza de voluntad.

En todo mal que trata...

En todo mal que trata de destruirme yo me fortalezco, y si caigo nunca me quedo vencida.

Confíe en que las grandes...

Confíe en que las grandes batallas, ¡son dadas a las personas de gran carácter!

Mantener siempre la cabeza...

Mantener siempre la cabeza erguida es el secreto de los vencedores.

Seamos como los caballos...

Seamos como los caballos y saltemos los obstáculos.

La vida es...

La vida es una aventura que tenemos el privilegio de disfrutar.

Te agradezco mi Dios...

Te agradezco, mi Dios, por todas las bendiciones que ya recibí e iré a recibir, ¡pues sé que nunca me abandonarás!

Todos son rápidos para...

Todos son rápidos para juzgar y opinar sobre la vida de los demás, pero son ciegos y mudos para su propia vida.

Elige tu camino con sabiduría pero...

Elige tu camino con sabiduría pero escucha también a tu corazón.

Solamente con la fe en Dios...

Solamente con la fe en Dios los sueños se consiguen, las batallas se vencen y los milagros surgen.

Todavía me cuesta creer...

Todavía me cuesta creer que tú seas mi dulce realidad y no un maravilloso sueño.

A veces solo necesitamos...

A veces solo necesitamos ponernos los audífonos, reproducir una buena música y cerrar los ojos.

Ser feliz no significa...

Ser feliz no significa tener una vida perfecta, más saber reconocer la belleza y el valor de todas las imperfecciones.

Cuando pienso en poesía...

Cuando pienso en poesía eres tu quien viene a mis pensamientos, y eso es porque te amo!

Pasarán días, meses, años pero...

Pasarán días, meses, años, pero el recuerdo de una persona especial se quedará siempre dentro de mi corazón.

Mira hacia atrás...

Mira hacia atrás, ¿Estas mejor? Entonces sigue adelante.

El amor es...

El amor es una escuela donde se aprende el arte de amar.

Me quiero así como...

Me quiero así como soy, y todo lo que hago es por mí y no por los otros.

Ámate lo suficiente como para...

Ámate lo suficiente como para poder amar a quienes te rodean.

Cuando aprendemos a...

Cuando aprendemos a sonreírle a la vida, ¡nada ni nadie nos consigue robar la alegría de vivir!